Etimología de los continentes: qué significan sus nombres

¿Sabes de dónde viene el nombre de los continentes y que significa? Aquí descubrirás la etimología de los continentes y otros datos interesantes

La etimología de los continentes es posiblemente uno de los temas menos conocidos por la humanidad. Tú tendrás la ocasión de explorar y descubrir todos sus secretos en las siguientes líneas. A tal efecto, realizarás un viaje por el tiempo y el tiempo muy especial…

Etimología refiere al estudio detallado de todas y cada una de las palabras que existieron, existen o vaya a existir en una lengua. Ahora bien, un nombre es una palabra utilizada para identificar a alguien o algo.

Los continentes son vastas extensiones de tierra reconocidas por medio de una palabra. Esos vocablos son los siguientes: América, Europa, África, Asia, Antártida y Oceanía. En los párrafos venideros aprenderás los orígenes de cada uno de esos característicos términos. Es decir, la etimología de los continentes.

¿Preparado para este viaje por los nombres de los continentes? ¡Comencemos! 🤓

Fuente: Pexels

¿Qué es la etimología? 🤔

La ciencia etimológica tiene como único objetivo analizar el origen de las palabras como unidades individuales. Asimismo, la etimología estudia la cronología de los vocablos, su incorporación a una lengua, las mutaciones morfológicas y semánticas.

Los profesionales que se desempeñan en esta disciplina científica, sin dudas, interactúan de manera constante con contenidos y especialistas en lingüística, filología, dialectología, redacción, e historia entre otras ciencias.

Naturalmente, existe un aspecto fundamental a tener siempre presente cuando se habla de la etimología: su origen. La palabra tiene su nacimiento en el idioma griego (etymologĭa-ἐτυμολογία) y se compone de un prefijo (deétymos-ἔτυμος) que remite a lo auténtico/verdadero, y un sufijo que (λογία-logía) que refiere a estudio/tratado.

¿Por qué es importante la etimología? Ahora bien, la ciencia etimológica es clave si se desea comprender el significado de las palabras, ampliar el vocabulario propio, mejorar sustancialmente la ortografía, y conocer con exactitud la sinonimia de las palabras.

En esta ocasión, la etimología nos invita a un viaje de exploración, descubrimiento y conquista intelectual de todos y cada uno de los nombres de los continentes. Nombres los cuales cuentan con interesantes historias.

Fuente: Pexels

¿Qué significa la palabra continente? 🧐

La etimología permite conocer que el vocablo continente tiene su origen en el idioma latín: continens/continentis. A su vez, estas palabras son el participio del presente del verbo continere, es decir, remite a la idea de mantenerse unido.

El pueblo romano hacía uso de la expresión terra continentis para definir todas aquellas superficies de tierra que se mantenían unidas hasta hacer contacto con un gran accidente geográfico, principalmente un mar.

Si bien queda claro que la noción de una superficie que reúne varios millones de kilómetros cuadrados ininterrumpidos de tierra es un continente, no obstante, desde la incursión europea en América (siglo XV) hasta nuestros días la idea de lo que es un continente ha variado.

Esta realidad puede apreciarse en la discrepancia constante que existe, no sólo en las comunidades científicas, sino que además en la población civil de diferentes países. A tal efecto, resulta clave poder ahondar en los criterios utilizados al momento de proyectar la superficie del planeta.

Fuente: Pexels

¿Cuántos continentes existen en el planeta? 🤨

En conexión con el apartado anterior se apreciará aquí un desglose detallado de todos y cada uno de los llamados modelos continentales:

  • El modelo de los 4 continentes: algunos expertos definen que África, Asia y Europa forman una única unidad continental. El nombre que le otorgan es Afroeurasia o Eurafrasia. Los restantes continentes serían: América, Antártida y Oceanía. Esta idea estipula que el Estrecho de Panamá y el Estrecho de Suez no son en sí accidentes geográficos significativos.

  • El modelo de los 5 continentes: algunos especialistas consideran que sólo aquellas superficies de tierra que cuentan con población humana deben ser denominadas continentes. Este enfoque deja afuera a la Antártida.

Este es el concepto aplicado en la bandera de la Organización de las Naciones Unidas y en el Comité Olímpico Internacional.

  • El modelo de los 6 continentes: gran parte de la comunidad internacional define que el mundo se compone de 6 unidades territoriales de magnitud: África, América, Antártida, Asia, Europa y Oceanía.

Este formato es el que se ha enseñado a nivel histórico en los siguientes destinos mundiales: los países que conforman América Latina, todas las ex colonias de Francia, en cada una de las ex colonias de Portugal, y en las naciones europeas en las que se practican lenguas romances: Andorra, Bélgica, España, Francia, Italia, Mónaco, Portugal, Rumanía, San Marino y el Vaticano. Asimismo, en Grecia.

Fuente: Pexels

  • El modelo geológico de los 6 continentes: esta perspectiva se basa en esencia en la morfología de las diversas placas tectónicas que dan aspecto al área superficial del globo. Esta concepción científica-geográfica expresa que Asia y Europa son Eurasia. América se divide en dos grandes unidades: América del Norte y América del Sur.

Este enfoque es estudiado y aceptado por Japón, los países de la Europa Oriental, y los países de la Ex Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

  • El modelo de los 7 continentes: esta concepción es de uso frecuente, no sólo en los países angloparlantes y los de lenguas germánicas, sino que además en China, Filipinas, India y Pakistán.

La idea de Oceanía es reemplazada por Australia y emplaza a Centroamérica cómo parte del continente de Norteamérica. Este esquema es utilizado por varias entidades mundiales tales como la F.I.F.A (Federación Internacional de Fútbol Asociación)

Fuente: Pexels

En lo que se refiere al esquema de continentes utilizado en los países hispanoparlantes se puede apreciar lo siguiente:

  • África: este continente se conecta con Asia mediante el Istmo de Suez. El Estrecho de Gibraltar lo distancia de Europa. Su límite meridional es el llamado Cabo de Buena Esperanza. A nivel septentrional conecta con el Mar Mediterráneo. A nivel oriental se conecta con el Océano Índico y a nivel occidental con el Océano Atlántico.

  • América: este continente se distancia de Asia por medio del Estrecho de Bering. A nivel septentrional encuentra su límite con el Océano Glacial Ártico. Al oeste se toca con el Océano Pacífico. Al este limita con el Océano Atlántico.

  • Antártida: es el territorio que rodea al Polo Sur. Se encuentra separada del continente americano por el Pasaje de Drake. Por su parte, los Océanos Pacífico e Índico la distancian de Oceanía. Respecto del continente africano, los límites entre los Océanos Atlántico e Índico la separan.

  • Asia: este continente se unifica con África a través del Istmo de Suez. Por su parte, la cadena montañosa de los Montes Urales lo separa de Europa. Por otro lado, el Estrecho de Bering le permite limitar con América. En la región septentrional conecta con el Océano Glacial Ártico. En los límites occidentales con el Mar Negro y el Mar Mediterráneo. A nivel meridional conecta con el Océano Índico y al este con el Océano Pacífico.

  • Europa: este continente se distancia de África gracias al gran Mar Mediterráneo. Su extensión abarca los Montes Urales en la región oriental hasta la región más occidental definida por la Península Ibérica.

  • Oceanía: se emplaza al sureste del continente asiático. Su ubicación es el punto medio entre los Océanos Pacífico e Índico. En ocasiones se reemplaza su nombre por el de Australasia o Australia. En lo que refiere a Australasia, cabe mencionar que es una de las divisiones geográficas de Oceanía: la más extensa por abarcar a Australia, Nueva Zelanda, Tasmania y territorios menores.

Ahora bien, América es un continente que puede apreciarse segmentado en tres continentes individuales, a saber:

  • América del Norte: emplazada en el Hemisferio Noroccidental.
  • América Central: su extensión abarca desde el territorio de Guatemala y Bélice hasta Panamá.
  • América del Sur: atraviesa desde el Istmo de Panamá hasta alcanzar el llamado Cabo de Hornos.

Fuente: Pexels

Etimología de los continentes: mitos y realidad 😮

Al igual que tantos otros temas centrales que atraviesan a la humanidad desde sus orígenes, los nombres constituyen una temática de capital relevancia al momento de identificar a personas, cosas, experiencias y muchos otros factores de importancia.

La etimología de los continentes guarda en su historial una rica colección de anécdotas muy diversas. A continuación, vas a tener acceso a una vasta información sobre el nombramiento de cada continente.

1. África: original y tribal

En la Antigua Grecia existía una concepción tripartita del mundo: Asia, Europa y Libia. Naturalmente, en el norte de África los griegos encontraron a los libios y a los egipcios, sin embargo, la región considerada cómo África contenía sólo a Libia, porque el Río Nilo era el accidente geográfico que los separaba de Asia (egipcios).

Ahora bien, queda claro que la etimología de los continentes se encuentra envuelta en mitos, leyendas, y teorías no muy precisas. En consecuencia, la palabra África porta una semántica muy particular. La teoría más aceptada se nutre del vocablo árabe afar que remite a tierra. Su aparición se data en el II d. C y era usada por los romanos para hacer mención a una región clave del norte del continente: Túnez.

No obstante, durante más de 2.000 años una gran variedad de pueblos bautizaron a todo el continente africano cómo Etiopía, Guinea o Sudán. El vocablo árabe afar se impuso recién hacia el siglo XVII con motivo de la presencia de exploradores y colonos europeos.

Fuente: Pexels

2. América: arcana y milenaria

La etimología de los continentes encuentra en América un gran menú de nombres. Todos y cada uno de los centenares de pueblos que habitaron América por milenios tuvieron un nombre puntual para el continente.

Los Lenapes fueron una importante tribu emplazada en los actuales territorios de América del Norte, y definieron al continente cómo Turtle Island (Isla Tortuga). Los Kuna fueron un antiguo pueblo del actual territorio de Panamá y Colombia, y bautizaron a América cómo Abya Yala (el continente de la vida).

Ahora bien, el nombre de América se impuso con el paso de la historia de manera bastante fortuita. Es decir, si se supone que Cristóbal Colón descubrió este continente, bien podría llamarse Columbia o similar. Sin embargo, Colón creía haber arribado a la India y no al actual territorio de América.

En este sentido, el navegante italiano Amerigo Vespucci fue quién dio nombre al continente. Este bautismo fue concedido por parte del cartógrafo alemán Martin Waldseemüller al atribuirle a Vespucci ****el hallazgo de este nuevo destino en el mapa que confeccionó en aquel entonces.

Fuente: Pexels

3. Antártida: lejana y hostil

Existen registros que atestiguan que en tiempos antiguos las personas imaginaban tierras más allá de sus fronteras accesibles. Ahora bien, durante el siglo XIX la humanidad tenía en claro que Australia era el destino más meridional del planeta. Australia portaba el nombre de terra australis incognita, título de origen latino que hace mención a su lejanía.

Ahora bien, cuándo en el siglo XIX se descubre la Antártida nadie sabía muy bien cómo denominarla. Algunos especialistas de la época usaban los nombres de Última y Antipodea. No obstante, el explorador escocés John George Bartholomew diagramó un mapa de la Antártida con el nombre actual.

La etimología del nombre Antártida es el siguiente: antártica remite a una región que rodea al Polo Sur, y se forma del prefijo anti y el sufijo ártico. Es decir, lo opuesto al ártico. Sin embargo, el nombre remite al térmimo griego arktikos/ἀρκτικός que significa cerca del oso. Esta es una referencia directa a las constelaciones de la Osa Mayor y la Osa Menor visibles en el Polo Norte. Ahora bien, se aplica el prefijo ant para mostrar oposición al Polo Norte y el sufijo arktos que remite a oso.

Fuente: Pexels

4. Asia: vasta y enigmática

Los antiguos pueblos de la Península del Peloponeso (Grecia) definían a Asia como aquellas tierras que se ubicaban al este del Mar Egeo. La raíz de la palabra es Aswia, gentilicio que el pueblo miceno usó para hablar del pueblo hitita en la Península de Anatolia (nombre original 𒀸𒋗𒉿).

Ahora bien, la ciudad que daba vida a Aswia fue Assuwa que fue derrotada en el siglo XV, aunque su nombre perduró en la región de Occidente. Según estudiosos el origen de Assuwa contiene la raíz egea asis (barroso o similar). También se sospecha que puede provenir del idioma acadio (𒀀𒍮) aṣû (salir fuera) en el sentido de que en esa dirección los Acadios se rebelarían contra el Imperio Hitita.

Se estima que el vocablo acadio Asu podría remitir (aunque sin mencionar) a Assuwa en referencia a lo que se halla en Oriente, en contraposición con el término Europa que remite a lo que está hacia Occidente. Finalmente, no debe descartarse la idea mitológica griega en vínculo con Asia: era una diosa oceánida esposa de Prometeo.

Fuente: Pexels

5. Europa: mística y poderosa

Queda claro que la etimología de los continentes tiene su origen en pueblos pertenecientes al continente europeo. Ahora bien, Europa proviene de una palabra presente en los famosos Himnos homéricos (33 poemas anónimos del siglo VI a. C) y es Europe.


Puntualmente, puede apreciarse la presencia de Europa en el siguiente fragmento de uno de los poemas: “…Telfusa, aquí mismo pienso erigir un templo hermosísimo como oráculo para los hombres que por siempre traerán aquí hecatombes perfectas, ya sea cuantos habitan el fértil Peloponeso, ya cuantos habitan Europa y en las islas ceñidas por las corrientes, dispuestos a consultar el oráculo…

No obstante, una vez más la suposición se superpone a la certeza en el tema de los nombres de los continentes. Se estima que los griegos adoraban a una diosa con dicho nombre. Sin embargo, no se cuentan con evidencias certeras para comprender por qué se convirtió en el nombre continental.

En este sentido, se abre la posibilidad a que el pueblo acadio (Mesopotamia) sea el creador del término a partir del vocablo erebu que significa ponerse en el oeste. Asimismo, existe la hipótesis de que Europa es la unificación de dos términos de origen griego: eurys que significa ancho y ops que remite a vista. Es decir, un amplio campo visual por el que anda la humanidad.

Fuente: Pexels

6. Oceanía: exótica y virgen

En el siglo XVII, puntualmente en el año 1606, el navegante y explorador holandés Willem Janszoon se convirtió en el primer europeo en arribar a las costas de Australia. Como resultado fue identificada cómo Nueva Holanda.

Ahora bien, Nueva Holanda no fue reclamada por el Reino de Holanda y pasó a ser parte de un inventario geográfico más. En este sentido, fue el Reino Unido quien mediante su navegante y explorador John L. Cook reclamó para sí toda la costa este de Nueva Holanda en 1770.

Sin embargo, el navegante inglés Matthew Flinders propuso en el siglo XIX cambiar el nombre de Nueva Holanda por Australia. Hay que tener presente que la expresión terra australis incognita se traduce como Australia.

Ahora bien, Australia, Nueva Zelanda y Tasmania son el resultado de siglos de exploraciones, descubrimientos y conquistas. Asimismo, todas y cada una de las naciones que se ubican en el Océano Pacífico. En este sentido, todos estos países conforman Oceanía.

El continente de Oceanía se forma de 4 grandes divisiones geográficas, a saber:

  • Australasia: Australia y Nueva Zelanda y Melanesia (representan el 90%)
  • Micronesia: Estados Federados de Micronesia, Islas Marshall, Kiribati, Nauru, Palaos.
  • Melanesia: Fiji, Islas Salomón, Papúa Nueva Guinea, Nueva Guinea Occidental y Vanuatu.
  • Polinesia: Islas Hawai, Isla de Pascua, Marquesas, Samoa, Tonga, Polinesia Francesa.

Fuente: Pexels

¿Cuántas personas habitan en cada continente? 😏

La Tierra cuenta actualmente con un aproximado de 8.000 millones de habitantes que se estima superarán los 9.000 millones para el año 2050. Asimismo, según algunos cálculos científicos la humanidad podría fácilmente superar los 10.000 millones para el año 2100.

Ahora bien, en pleno 2022 todos y cada uno de los continentes presentan un estimado de su población total. La población se calcula a partir de censos que se realizan de manera independiente en cada uno de los países del mundo. Naturalmente, existen discrepancias a partir de las cifras presentadas por índices de países que se consideran poco fiables.

Sin embargo, si se recurren a los cálculos publicados por fuentes de información de acceso internacional tales como la Wikipedia, se acceden a las siguientes cifras poblacionales de los continentes:

  • África: 1.320.000.000. Mil trescientos veinte millones de habitantes.

  • América: 1.036.900.579. Mil treinta y seis millones novecientos mil quinientos setenta y nueve habitantes.

  • Antártida: 1.000 a 5.000. Entre mil y cinco mil habitantes temporales.

  • Asia: 4.598.168.800. ****Cuatro mil quinientos noventa y ocho millones ciento sesenta y ocho mil ochocientos habitantes.

  • Europa: 743.704.000. Setecientos cuarenta y tres millones setecientos cuatro mil habitantes.

  • Oceanía: 41.117.432. Cuarenta y un millones ciento diecisiete mil cuatrocientos treinta y dos habitantes.

A partir de las cifras presentadas queda claro que Asia es el continente con mayor cantidad de población, al menos en este primer cuarto del siglo XXI. Será cuestión de esperar a la evolución de la humanidad (en el resto de las décadas) para conocer cuál será el continente con el número más alto de habitantes al finalizar este siglo.

Fuente: Pexels

¿Cuáles son los idiomas más hablados en el mundo? 📑

A lo largo de la historia la humanidad ha desarrollado una gran variedad de sistemas de comunicación. Como resultado, todos y cada uno de los idiomas conocidos (latín idiōma/griego ιδίωμα) son portadores de mucho más que abecedarios y vocabularios.

En pleno siglo XXI la humanidad tiene el privilegio de contar en su haber con entre 6.000 y  6.500 lenguas. Ahora bien, en un mundo hiperconectado por medio de interfaces digitales, las lenguas se encuentran en la siguiente paradoja:

  • Por un lado: las personas pueden acceder a decenas de idiomas diferentes al propio y enriquecerse al interactuar con cada uno.

  • Por otro lado: las personas se encuentran usando cada vez menos vocabulario como resultado de las interacciones digitales, las cuales exigen practicidad.

Ahora bien, en pleno 2022 existen vastas comunidades emplazadas en sitios remotos a los cuales no se tiene acceso suficiente como para establecer un vínculo comunicacional estable y estudiar sus idiomas. Algunos ejemplos serían los siguientes: pueblos radicados en selvas de Nueva Guinea, zonas inhóspitas de la Selva Amazonas, región sureste del Tíbet, área occidental de Nepal, sureste de Birmania, y las lenguas de las Islas Andamán.

Por su parte, sucede en ocasiones que se detectan personas practicantes de ciertas lenguas que se consideran extintas. Así, por ejemplo, individuos capaces de hablar el Kusunda de Nepal, o bien el Ópata de México.

Sin embargo, y aunque es difícil conocer la totalidad de sistemas de comunicación humanos aún vigentes en la Tierra en este primer cuarto del siglo XXI, bien se pueden detallar los 10 idiomas más practicados internacionalmente.

A continuación, una lista con las lenguas que cuentan con mayor cantidad de hablantes nativos:

  • Inglés: entre los anglo-nativos (superior a los 300 millones) y no nativos (superior a los mil millones) escala en primera posición con casi 1.500 millones.

  • Chino: entre los oradores nativos (superior a 900 millones) y no nativos (casi 200 millones) alcanza a más de mil millones.

  • Hindi: entre los locales (superior a los 300 millones) y no nativos (superior a 200 millones) se posiciona por encima de 600 millones.

  • Español: entre los parlantes nativos (superior a 400 millones) y no nativos (superior a 70 millones) marca un pico superior a los 500 millones.

  • Francés: entre la población nativa (superior a 100 millones) y no nativa (superior a 100 millones) trepa a más de 300 millones.

  • Árabe: entre los locutores nativos y no nativos (superior a 200 millones) se ubica en casi 300 millones.

  • Bengalí: entre los nativos (superior a 200 millones) y no nativos (superior a 40 millones) se aproxima a casi 300 millones.

  • Ruso: entre los usuarios nativos (superior a 100 millones) y no nativos (superior a 100 millones) suma casi 300 millones.

  • Portugués: entre los practicantes nativos (superior a los 200 millones) y no nativos (superior a los 20 millones) totaliza alrededor de 250 millones.

  • Urdu: entre los hablantes nativos (superior a 70 millones) y no nativos (superior a 100 millones) contabiliza más de 200 millones.

Fuente: Pexels

🥳 ¡Felicitaciones! La etimología de los continentes es uno de tus fuertes a partir de este momento. Además, eres una persona capaz de platicar sobre la cantidad total de población por continente. Asimismo, te has convertido en alguien que sabe, no sólo cuántos humanos y lenguas existen en el planeta actualmente, sino que además cuáles son los idiomas más usados.

¿Quieres convertirte en un verdadero políglota? Entonces, visita AmazingTalker, crea tu cuenta de usuario, accede a los mejores tutores de idiomas online, escoge las agendas de clases más cómodas, y paga las tarifas más económicas de toda internet.

😉 ¡Vamos! Nunca fue tan sencillo aprender nuevas lenguas y de la mano de profesionales nativos, certificados, diplomados, y especializaciones en todas y cada una de las áreas que componen los idiomas disponibles en la plataforma.

Quieres aprender idiomas online?

Quieres aprender idiomas online?

Con AmazingTalker puedes elegir tu profe particular online de cualquier idioma. Disfruta aprendiendo idioma & cultura en el horario y precio que desees.
Aprende inglés, japonés o coreano desde casa con profes nativos que hablan español perfectamente.

Explora idiomas

Encuentra tu Profesor de Inglés preferido!